lepra

La lepra estigmatiza a los pacientes

La lepra es una enfermedad infecciosa crónica también conocida como enfermedad de Hansenn que afecta a piel, nervios periféricos y a las mucosas de las vías respiratorias y los ojos.

Se trata de una enfermedad conocida desde la antiguedad, ya en la Biblia se describía la lepra.

Causas

La lepra es una enfermedad contagiosa aunque no tanto como se creía y se castigó por ello a quien la padecía aislándoles y siendo rechazados de todo contacto social. Su causa es por la infección de un bacilo que se multiplica y se difunde por el organismo muy lentamente, el mycobacterium leprae o bacilo de Hansenn. Tras el contagio que se efectúa por “gotas nasales u orales” de enfermo a sano pero requiriendo un contacto frecuente y estrecho.  Después del contagio hay un periodo de incubación muy largo de alrededor de 5 años tardando la enfermedad en dar su síntomas entre 10 y 20 años.

Síntomas

Los síntomas de la lepra afectan sobre todo a Piel, Nervios periféricos y mucosas respiratorias y de los ojos.

Piel, Puede aparecer de dos formas la tuberculoide mas leve que se caracteriza por manchas blanquecinas o la lepromatosa mas grave y que provoca protuberancias que deforman la zona afectada.

La afectación de los nervios periféricos ocasiona a nivel de los miembros superiores y/o  inferiores alteraciones de la sensibilidad con pérdida de las sensaciones de frío y calor que pueden dar lugar a lesiones por quemaduras. Y que también producen una debilidad muscular.

Si la enfermedad progresa los miembros se deforman, las mucosas de boca y nariz se destruyen, hay caída de dientes,  pérdida de rasgos faciales, etc. adoptando el paciente un aspecto físico desagradable que era lo que llevaba al rechazo social a estos enfermos.

El ideal es hacer un diagnóstico de la lepra lo mas precoz posible pues las posibilidades de curación por una parte son mayores y de otra se eliminaría cuanto antes la vía de contagio.

El diagnóstico se basa en el estudio de la piel viendo las alteraciones de color o bien de inflamación existentes y para asegurar haciendo una biopsia de piel. Las alteraciones neurológicas con la pérdida de sensibilidad al calor y frío también ayudan a pensar en la lepra.

Tratamiento

En cuanto al tratamiento hoy día se puede hablar de curación, si bien los tratamientos son largos y dependiendo de su evolución pueden durar toda la vida pero ya sin contagiar.

Se usan diversos antibióticos:

Dapsona, si bien al aparecer resistencias se va usando menos.

Rifampicina y clofazimina en combinación suelen ser los mas eficaces.

Otros usados como coadyuvantes pueden ser claritromicina, ofloxacina, etionamida, minociclina, etc..

Hoy día la lepra aunque siguen apareciendo casos todos los años,  es una enfermedad que se cura y  que no llega a desarrollar, si se trata, las deformidades y alteraciones que aún no hace demasiado tiempo producía esta enfermedad.